El ocaso de una hoja




El ocaso de una hoja:

Todo nace, todo muere.
Fuiste joven y arrogante,
peciolo largo, erecto
y haz desafiante
radiante de color,
de venas transparente,
mirada siempre inquieta
buscando al sol naciente,
sinuosa y coqueta,
con suave brisa
mecías silueta.
Todo nace, todo muere.
Tu haz y envés 
así lo dicen
cual guerrero te resistes
mires donde mires, 
norte, sur, este u oeste,
¡qué más da!
Si escrito está
el retorno a tu origen.


                                                                                                                    Juan Tarrero Sarabia

Comentarios

  1. Muy cierto. Destino nuestro Naturaleza sabia. Saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Así es Rosa María, todos hemos de terminar igual.
      Un abrazo

      Eliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Una noche de playa.