Entradas

Mostrando entradas de julio, 2021

Una noche de playa.

Imagen
  Óleo sobre lienzo de mi querido padre Juan Tarrero Aracil. Discurre la tarde sosegada y ardiente; al abrigo de mi dermis, la leve brisa del mar extiende su manto. La nostalgia me envuelve; los recuerdos van y vienen. ¡Cómo dos cuerpos errantes pretenden encontrarse en pasado y presente! Fueron dos piedras redondas y planas, nuestros nombres grabados, cuatro golpes la mía, tres la tuya y bien rebotada. Testigos de nuestro camino tus huellas junto a las mías, por olas adormecidas  borradas, como final del destino.  La barcaza del pescador anclada en la arena sirvió de apoyo y almohada, tantas estrellas contamos  como granos de arena en tus manos. Cuando despunte el alba como chispas de la mar quiero ver tus ojos brillar, ese aroma y de ese aliento a dama de noche gozar. Entre besos y caricias fluya mi sangre y riegue mi cuerpo, para entender que sigo vivo y que no es un sueño lo que estoy viviendo.  Juan Tarrero Sarabia

El picaporte -Relato nº 3-

Imagen
Este, es el tercer y último relato que creo, son tres relatos de los más importantes que marcaron de alguna manera mi vida, tanto para lo bueno como para lo malo. Este tercer relato, es el peor de los acontecidos. Cuando acabéis de leer comprenderéis porqué digo que, alguien se preocupa por mi familia y está pendiente de nosotros. Ante todo, quiero decir que, en mi casa no ha fallecido nadie, el chalet donde resido lo compramos a medio construir ya que el antiguo propietario paralizó las obras por motivos de traslado a Madrid en su trabajo, poniendo a la venta esta finca. Las únicas partes finalizadas eran el garaje y la piscina, la casa, tenía lo que era la estructura edificada, el resto, lo terminamos nosotros poco a  poco, esto era el año 1.978, así pues, mi familia ha sido y somos los únicos inquilinos de esta casa. También quiero decir que, no somos aficionados a estos temas un poco raros, somos gente normal como cualesquiera otras personas, personalmente, estos temas siempre me h

El trabajo -Relato nº 2-

Imagen
Disculpar por la extensión de este relato, pero no tenía otra opción si quería contarlo decentemente. Los que hayan leído el primer relato ya saben más o menos de que van estas historias.   Estábamos en el año 2002 recuerdo que, una de las tardes como tantas otras cuando salí del trabajo me acerqué a casa de mi madre a visitarle. Ella, estaba como siempre en su salita viendo la televisión, ese día, estaba viendo no sé si era película o una serie que trataba sobre un bonito hotel en un lugar paradisíaco. Comentando la película le dije que, debía ser una gozada trabajar en un buen hotel, por la cantidad de gente que llegas a conocer y por el buen ambiente que debe reinar. Le llegué a comentar que no me hubiese disgustado trabajar en un hotel de esas características, más o menos transcurría nuestra conversación en torno a la película y al hotel.     

El cuadro -Relato nº 1-

Imagen
Después de leer muchos de los buenos relatos o microrrelatos que publicáis con muy buena imaginación, me he decido a contar tres relatos míos que no son ficticios, son relatos reales que he vivido y que creo, merece la pena que los de a conocer. Los relatos inventados no se me dan nada bien, así pues, a continuación, os dejo con el primero de ellos.  Empezaré diciendo que, mucha gente no cree en ciertas cosas que ocurren a lo largo de nuestras vidas y que no suelen ser normales, las suelen achacar la gran mayoría de veces a coincidencias de la vida, yo sí creo en algunos fenómenos que escapan a nuestra imaginación o comprensión y que suelen ocurrir. De hecho, cuando comentamos estos temas con mis hijos, nos han relatado algunas cosas de cuando eran pequeños y que, las recuerdan perfectamente, tanto mi mujer como yo las desconocíamos.