martes, 14 de abril de 2020

La última batalla


"La España que me tocó vivir y la que estoy viviendo."

Corrían los años 50... (Años difíciles) ¡Mama! ¿Que hay de comer mañana domingo? Cocido cariño. ¿me toca a mí el muslito del pollo? No cariño, esta semana le toca a tu hermana.

Corrían los años 60... (Seguían los años duros.)

Conversa el matrimonio:
Mama: cariño podríamos ver si tenemos posibilidades de comprar un Seat 600 y así poder salir y realizar algún viaje con los chicos.
Papa: en estos momentos no podemos, ten en cuenta que los chicos están estudiando y tenemos que pagar sus estudios y eso es lo primero. (Existían colegios públicos y privados) 
Mama: pero lo podemos pagar poco a poco a plazos.
Papa: las cuentas no salen por muchos números que queramos hacer, primero son ellos y deben de terminar sus estudios, más adelante ya veremos. 

Corrían los años 70... (Empezaban los años buenos) se gozaba de bienestar, no faltaba trabajo a nadie que quisiera trabajar, la construcción disfrutaba de buen auge, toda la zona del levante español no paraba de construir. Incluso los extranjeros que venían a pasar sus vacaciones compraban una segunda vivienda para pasar esas vacaciones de verano e incluso los mismos ciudadanos compraban una  segunda vivienda en la playa para irse en verano, o un terrenito para construir poco a poco una casita a los que preferían campo a playa. Aquellos novios que buscaban vivienda, compraban una de 90 m2 y si trabajaban los dos se podía pagar perfectamente dependiendo del sueldo que ambos cobrases entre 5 o 7 años sin hipoteca, en aquella época se firmaban y pagaban letras (papel que negociaba el constructor en los bancos.) Las Cajas de Ahorros fueron creadas para obras sociales y para que pequeños y medianos empresarios tuviesen acceso a créditos económicos así como trabajadores que accedían a un hipoteca con intereses económicos para la compra de una vivienda y Uds. señores carroñeros políticos y sindicalistas metieron las manos hasta que se las cargaron. 

Se gozaba de una seguridad social bastante buena y gratis, aunque también estaba la privada.
Existía el médico de familia de toda la vida que incluso iba a casa y si tenias hijos el pediatra se desplazaba a casa cuando estaban malitos y el practicante también si tenía que poner alguna inyección. 
Y yo me pregunto, ¿esa generación de oro como probablemente no habrá otra igual que levantó este puto país con su esfuerzo, trabajo, entrega a su familia, merecían morir como perros abandonados en residencias de tercera edad? (¡Pero qué digo! hoy día, ni los perros esos grandes compañeros mueren así) o en sus casas, solos, sin protección ni atención de ningún tipo a sabiendas de lo que se avecinaba ¿Cómo es posible que se haya permitido semejante desfachatez, ignominia y barbarie? ¿Tan poco importaban esos seres queridos que todo lo dieron y casi no tuvieron juventud porque tuvieron una guerra y luego una posguerra? ¿Realmente se merecían esto? ¿O tal vez se les dejó en primera línea de batalla sin protección alguna, para quitarse unas cuantas nóminas que pagar y que se habían ganado con el sudor de su frente después de cotizar algunos hasta 45 y 50 años? Siento vergüenza, impotencia y repugnancia por toda la clase política de mi país. Me dan ganas de vomitar.
Cuando Uds. anuncian a bombo y platillo que van a subir las pensiones que a muchos les representa 2 o 3 € al mes Uds. ¿Realmente se sienten satisfechos? Son todos Uds. unos miserables y me quedo corto con el apelativo porque les diría mucho más.
Aún somos muchos los jubilados y no jubilados que deberíamos mandar a toda esta clase política que nos gobiernan a sus casas, nosotros jubilados; abogados, juristas, economistas, licenciados empresariales, médicos y tantos otros apolíticos, estoy completamente convencido que lo haríamos mucho mejor que estos ineptos sinvergüenzas que nos gobiernan.
Váyanse todos Uds. les cedemos nuestro banco para tomar el sol y nuestras míseras pensiones pero ¡váyanse! de una vez por todas, no les necesitamos.

Recibieron de todos nosotros un gran país, sin deuda, con superávit, sin apenas divisiones, y ahora nos dicen que probablemente no se puedan pagar nuestras miseras pensiones o que las tendrán que bajar todavía más después de haber derrochado y robado cantidades millonarias de nuestros impuestos. Y nos quieren dividir de nuevo con las dos Españas, vergüenza no tienen ¡¡váyanse!! Y dejen tranquilo a este gran país que no merece esta indeseable y vomitiva casta política. 

Seamos capaces de unirnos todos, jubilados y no jubilados, en una ilusión en un gran proyecto para este país, pero sin políticos. Ya sé que es muy difícil, algunos pensaran que tal vez este loco, pero no, cualquier sueño por inalcanzable que sea se puede hacer realidad, siempre y cuando se luche por ello.
Traigamos a nuestros jóvenes, esos que tuvieron que marchar a otros países porque no fuimos capaces de ofrecerles un buen puesto de trabajo y son una generación perdida espléndida y bien preparada. ¡Tal vez los mejores! si nos lo proponemos, claro que podemos hacerlo y mandar a toda esta trole de gentuza a tomar el sol en  vez de tomarlo nosotros. Aún existen fuerzas para demostrar lo que fuimos y podemos ser, falta un líder comprometido y apolítico, un gran GESTOR. Sobran todos los políticos y necesitamos buenos GESTORES.

Con la super-crisis que se avecina en este país a día de hoy se debería aplicar el "Presupuesto Base Cero" en todas las Comunidades Autónomas al igual que se hizo en la década de los 70 por el entonces Jimmy Carter cuando fue elegido presidente de los Estados Unidos dada la gran inflación que entonces existía. ¡Otro gallo nos cantaría! Aún, estamos a tiempo de cambiar este gran país y gente con valía, la hay de sobra.
Demos la última de las batallas por nuestro país ¡¡Váyanse!! Señores políticos, no les necesitamos, necesitamos buenos GESTORES que amen a su país y no simples vividores con unas siglas de un partido político. 

                                                                                                                     Juan Tarrero Sarabia


4 comentarios:

  1. Que reivindicativo te leo Juan, aunque estoy de acuerdo contigo. El pueblo no necesitamos la ineptitud y las mentiras de los políticos, que encima se piensan que nos pueden engañar con todas las falacias que salen de su boca y las que nos tenemos que tragar porque después de ser votados, a ver como se quitan de encima, al final todos son de la misma “casta”, esa tan mencionada anteriormente y a la que ahora pertenecen algunos. Y con el tema del virus, mejor no hablar porque no tiene nombre el retraso de actuación, después de tener la muestra de lo que estaba pasando en dos países.
    Como se suele decir: tenemos lo que merecemos, me refiero a los políticos.
    No te disgustes Juan, que te pueden bajar las defensas y eso es peligroso... :)))
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por tus palabras amiga Elda. Tranquila que no me bajan las defensas, al contrario, yo creo que me suben jajaja. Bromas aparte, es muy duro todo lo que estamos viviendo y siempre por los dichosos políticos. Es la historia de siempre y además repetida hasta por capítulos, dices bien, tenemos lo que merecemos.
      Un fuerte abrazo amiga Elda.

      Eliminar
  2. Lo que estamos viviendo es verdaderamente terrible y desalentador.
    Son ya muchas mentiras y manipulación.
    A mí me gustaría imaginar un futuro prometedor pero, dadas las circunstancias, me temo que no va a ser posible .
    Comprendo tu estado de ánimo. No es para menos.
    Te mando un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Así es amiga Amalia y piensas bien, esto no acaba aquí, luego vendrá la segunda parte que será también demasiado triste.
      Un fuerte abrazo amiga y cuidaros mucho.

      Eliminar