Se mudó la primavera



De mudanzas está la primavera
en tan solo unos días
confinados en hogares.
Despertó la primavera,
brotaron Jazmines, Amapolas, Narcisos...
Se abrieron ventanas balcones
y el día se hizo noche
y la noche se hizo día.
¡Que más da!
Si día y noche
se fundían en un día más.
Los balcones se llenaron,
el del primero conoció al del quinto,
el del quinto al del octavo,
incluso a los de enfrente,
y así sucesivamente.
Y todos se saludaban
sin apretón de manos,
pero si con abrazos virtuales.

De cajas polvorientas
salieron juegos olvidados,
Narcisos adultos jugaban
con jóvenes Narcisos,
Rosas con Amapolas,
todos jugaban su partida
y los niños conocieron a sus padres,
los padres conocieron a sus hijos.

El alguacil del quinto
anuncia el bando:
¡Balcón para esta tarde!
A las dieciocho veo-veo,
a las diecinueve, concierto,
a las veinte, aplausos homenaje 
a nuestros médicos y sanitarios,
aquellos que velan por nuestras vidas
aun poniendo las suyas en riesgo.

El maldito COVID-19
que tantas ilusiones y vidas segó y segará
el tiempo paralizó
sin distinción de clases
a todos nos unió.
Los corazones se abrieron,
comprendieron lo importante de la vida,
cambiaron lo superfluo por lo humano.
Que el humano nunca olvide
que aquellos que marcharon 
 para hacer de este mundo
un mundo más humano.

                                                                                                  Juan Tarrero Sarabia




Comentarios

  1. Un gran movimiento, en muy pocos días, Oleadas de energía, emociones y buenos sentimientos. Transformación al final de todo esto.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  2. Bueno bueno Juan, esto ya no son retazos, es un poema muy ágil con todas las características que hoy día se dan, y que ciertamente son así. Me ha encantado esto de: los hijos conocen a sus padres... ahora hay tiempo para conocer y hablar con todo el mundo aunque sea por teléfono; personas con las hace mil años que no hablas ahora llegó el momento, pero desgraciadamente yo no creo que el mundo se vuelva más humano, ojalá.
    Me encantó leerte.
    Un abrazo Juan.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por tus palabras amiga Elda, esperemos y tengamos un poco de fe para que cuando pase esta maldita pandemia el mundo sea mucho mejor de lo que es, de hecho, creo que algo está ya cambiando.
      Un fuerte abrazo amiga mía,

      Eliminar
  3. Un poema muy bueno y apropiado para estos días que estamos viviendo.
    Un fuerte abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por tus palabras amiga Amalia. Tristemente es lo que estamos viviendo aunque existan algunas contrapartidas bonitas, mejor haber llegado a esas contrapartidas agradables de forma natural que no por este maldito trance.
      Un fuerte abrazo amiga.

      Eliminar
  4. Esperemos que cambie para mejor... pero las cosas se olvidan muy facilmente. Besitos y salud.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tienes razón Teresa, las cosas realmente importantes por desgracia el ser humano las olvida rápidamente.
      Un fuerte abrazo

      Eliminar
  5. Estimado Juan, cada vez lo haces mejor y nos sorprendes ahora dejándonos estos retazos de actualidad que son tan reales como la circunstancia que nos acontece en este confinamiento impuesto para erradicar esta pandemia que nos ha caído encima y que dejará este acontecer muy pero que muy dolorido.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias como siempre mi querido amigo y poeta Dionisio.
      Un fuerte abrazo

      Eliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Una noche de playa.